carta baeza
Portada de la Carta de Baeza sobre
Patrimonio Agrario. Sevilla: UNÍA, 2013

La provincia de Granada es un territorio diverso en el que el Patrimonio Agrario es riquísimo. Según la Carta de Baeza, “el Patrimonio Agrario está conformado por el conjunto de bienes naturales y culturales, materiales e inmateriales, generados o aprovechados por la actividad agraria a lo largo de la historia” (CASTILLO, 2013).

En el territorio que comprende las Siete Villas la agricultura ha sido, y  sigue siendo, una de las fuentes básicas del desarrollo económico, social y cultural. Las manifestaciones culturales del mundo rural suelen estar vinculadas a esta actividad híbrida que implica necesariamente cultura y  naturaleza. 

Además de proporcionar alimento y desempeñar otros cometidos (preservación ambiental, equilibrio territorial, etc.), atesora numerosos valores culturales,  paisajísticos y humanos.

Por eso el Patrimonio Agrario tiene un relevante carácter etnográfico, en el sentido de que incorpora el pasado a través de la realidad viva, vinculándose a perduración y continuidad. Expresa la identidad cultural y social de esas comunidades, sus normas y valores. 

La era agrícola, por su integración en el paisaje rural y por su función socio-económica, es un elemento patrimonial destacado. Tiene, además, otras connotaciones vinculadas al Patrimonio Inmaterial y Etnográfico que la hacen singular, destacando su faceta como espacio de sociabilidad.

Actualmente, muchas de las eras catalogadas en las Siete Villas aparecen abandonadas. Este hecho se debe, básicamente, al cese de las labores de la trilla, que ha provocado que las plataformas aparezcan parcial o totalmente cubiertas por la vegetación, así como el derrumbe de los muros de contención y las estructuras asociadas a las plataformas.

espacio de trabajo campo animales
La era como espacio de trabajo
Fuente: Ayuntamiento de Colomera
 

DEFINICIÓN Y ESTRUCTURA

Las eras son espacios limpios y firmes, al aire libre y preparados para trillar y aventar los cereales y obtener así el grano. Cuando aparecen agrupadas en un espacio colectivo, al conjunto se le denomina ejido. Su uso suele ser comunal. 

Eras de Tózar (Moclín) Fuente: Ayuntamiento de Moclín
Eras de Tózar (Moclín)
Fuente: Ayuntamiento de Moclín 

imagen familia Montejicar
La era como espacio de sociabilidad. Fuente: Ayuntamiento de Montejícar


En las sociedades tradicionales los espacios de la agricultura, además de ser ámbitos donde desarrollar las actividades agrícolas, ostentaban el protagonismo de las relaciones sociales y culturales. Sobre ellos se ha fraguado un precioso acervo patrimonial.

Las eras, como espacios de sociabilidad, cuentan con una serie de valores integrados en el Patrimonio Cultural Inmaterial de las Siete Villas. Son manifestaciones culturales que reflejan la interacción de la sociedad con las características históricas, geográficas y socioeconómicas del territorio al que pertenece, infundiendo un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural.

El Patrimonio Cultural Inmaterial (Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, UNESCO, 2003) asociado a las eras se manifiesta en los siguientes ámbitos:

 

Patrimonio oral. Particularidades lingüísticas

El vehículo de transmisión de la cultura oral, de todas sus expresiones y formas, son las personas. Existe un vocabulario concreto, un conjunto de expresiones y términos especializados (consultar glosario terminológico aquí) que constituyen manifestaciones orales vinculadas a las distintas etapas de trabajo en el campo, entre ellas las labores desarrolladas en la era. Destacan los nombres dados a las distintas tareas (aventar, trillar, acarrear, hacinar), a los aperos, utensilios y herramientas que formaban parte de las mismas (trillo, dedil, zoqueta, bieldo) y a los oficios tradicionales que las representan.